Se trataría de un establecimiento privado de jornada completa que el año pasado ya había estado en el centro de la escena por no respetar los protocolos de prevención de CoViD-19. Los pacientes presentaban síntomas gastrointestinales y algunos profesionales cren que hay un nexo en la comida, mientras que otros piensan lo contrario.

Varios niños debieron acudir al consultorio (Foto ilustrativa)

Según se supo en la tarde del viernes, cerca de una docena de personas – especialmente niños y adolescentes – fueron atendidas en distintos efectores de salud de Venado Tuerto, presentando cuadros gastrointestinales que fueron resolviendo sin necesidad de internación. Los principales síntomas referidos fueron dolores abdominales, vómitos y diarrea, los cuales fueron tratados en su mayoría por consultorio externo. «Cuando se presentan casos como estos, uno lo primero que hace es buscar si hay un nexo entre los pacientes. En esta oportunidad, aparentemente el único punto en común es que almorzaron en el mismo lugar y el mismo menú, lo cual nos podría orientar hacia una intoxicación, causada por algún germen que pudo haber proliferado en comida en mal estado», confió un facultativo que recibió algunos casos en su consultorio. En las antípodas, un prestigioso médico que también atendió a algunos alumnos que manifestaban síntomas similares, sostuvo que es poco probable que se trate de una intoxicación por la ingesta de esa comida. «Atendí personalmente a chicos que no comieron y estaban con los mismos sintomas. Teóricamente era un pastel de carne, pero (entre los que fueron a consulta) había vegetarianos y otros que no fueron a la escuela ese día. Sin embargo tenían los mismos signos», aseguró el profesional.

Al parecer, la intoxicación pudo haberse originado a partir de algunas raciones de pastel de papas que se sirvieron en el almuerzo el miércoles pasado, del cual participaron alumnos de todos los niveles, docentes y personal de servicios. También trascendió que la carne que se emplea en la comida proviene de reses faenadas en el mismo establecimiento, de igual modo en que la gran mayoría de los productos que se emplean en la elaboración de las viandas son de fabricación propia. Lo cierto es que el jueves, sólo del nivel secundario, se observó una ausencia masiva de alumnos a las aulas: de un total de 319, 137 no asistieron a clases. El viernes la situación había mejorado levemente y hubo 192 alumnos presentes.

«En estas intoxicaciones los síntomas dependen de varios factores: cuál es el gérmen, la cantidad de la ingesta y la reacción propia de cada persona para generar las defensas contra el patógeno», explicó un médico especialista. Estas serían las principales varibles a las que están ligados los síntomas y su severidad. «No tengo información de que hayan casos donde fue necesario acudir a la guardia de emergencias ni que hayan quedado pacientes internados», dijo el profesional.

El jueves, sólo del nivel secundario, se observó una ausencia masiva de alumnos a las aulas: de un total de 319, 137 no asistieron a clases. El viernes la situación había mejorado levemente y hubo 192 alumnos presentes

A pesar de que no se presentaron cuadros de gravedad, la situación no deja de preocupar a varios padres que aún no tienen una explicación concreta acerca de lo sucedido. De hecho, hay muchos que están convencidos de que «no pasará nada». «Lo más posible es que digan que ellos no tienen nada que ver y que los chicos se intoxicaron con algo que comieron fuera de la escuela, siempre le encuentran la vuelta», expresó el padre de un niño en la sala de espera de un consultorio pediátrico.

La misma escuela ya había sido cuestionada el año pasado en materia de salubridad, cuando violó los protocolos de cuidado en el marco de la pandemia de CoViD-19. A partir de ese momento contrató a una consultora privada local para asesorar sobre las cuestiones vinculadas a la salud. Una fuente señaló que «esos profesionales hicieron una presencia simbólica en los días posteriores a su contratación y luego no se los vio más». Sin embargo, otra fuente deslízó que el viernes «se lo vio muy activo en el establecimiento al médico director de la empresa» y no son pocos los que sospechan que la preocupación estaba centrada no sólo en los aspectos sanitarios, sino también en cómo minimizar el impacto de la información.

Por Ciudad Cero

Periodista - Realizador audiovisual en tiempos de pandemia - Narrador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.